PALACIO GUELL (1886 - 1889)
imprimir
introducción
ficha técnica
comentario razonado
panorámica
imágenes
cómo llegar


COMENTARIO RAONADO

Vivienda unifamiliar encargada por Eusebi Güell y construida en el centro histórico de Barcelona, pensada como una ampliación de otra propiedad que tenía en La Rambla y con la que llegó a conectar.
Gaudí ejecutó el proyecto con gran meticulosidad y se acompañó de los mejores artesanos de la época para la que sería una de las residencias más lujosas de la ciudad. Así, el nuevo palacio sirvió de hogar, acogió las suntuosas fiestas privadas de los Güell y se convirtió en el símbolo del poder económico y de la sensibilidad por el arte de aquella familia de industriales. A pesar de que la construcción estaba casi lista en 1888, cuando la ciudad celebró la Exposición Universal, la primera que tenía lugar en España, la magnífica decoración y los acabados de los detalles retardaron su conclusión hasta 1890.

El edificio consta de seis niveles resueltos de distinto modo (sótano, planta baja, entresuelo y tres pisos). Debe destacarse su concepción arquitectónica, concebida a partir de una sala central, muy luminosa, de más de 80 m2 y 17 m de altura, en torno a la que están dispuestas las dependencias. El espacio queda cerrado por una cúpula donde múltiples orificios producen un interesante efecto luminoso. También son remarcables diversos elementos funcionales, como las chimeneas del terrado, y el cuidadoso trabajo de los materiales, como las puertas de entrada de hierro forjado que incorporan, en su parte superior, las iniciales del propietario.

Gaudí recibió la ayuda de muchos colaboradores, como los arquitectos Francesc Berenguer y Camil Oliveras, el cerrajero Joan Oñós, los forjadores Salvador Gabarró y el Taller Badia, los ebanistas Eudald Puntí y Francesc Vidal, los ceramistas de la fábrica Hijo de Jaime Pujol y Bausis, así como de los pintores Alexandre de Riquer y Aleix Clapés.

Gaudí también se encargó de diseñar muebles, luces y vitrales, que hizo fabricar con los mejores materiales, desde delicados mármoles a maderas de primera calidad, cerámicas y cristales multicolores. Con ellos creó ambientes evocadores del estilo gótico y musulmán según su personal interpretación, y al mismo tiempo utilizó abundantemente el arco parabólico, una forma geométrica que constantemente aparece en toda su obra posterior.

Cuando en 1910 Eusebi Güell abandonó el edificio y se trasladó a vivir al Park Güell, el edificio pasó a ser ocupado por su hija Mercè, que en 1945 lo vendió a la Diputació de Barcelona y ésta instaló el Museo de Arte Escénico.
Restaurado entre 1983 y 1997, está ahora abierto a la visita pública.

Bien Cultural de Interés Nacional desde 1969.
Bien Cultural del Patrimonio Mundial por la UNESCO desde 1984.

     
1881 1882 1883 1884 1885 1886 1887 1888 1889 1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896 1897 1898